Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Caramelo de Escarcha

Imagen
En el jardín del Gran Hada de las Golosinas vivían y trabajaban docenas de pequeñas, pequeñísimas hadas, todas preciosas, todas presumidas, todas atolondradas y, sobre todo, todas muy atareadas cuidando las plantas, las flores y los árboles de gominolas, chicles, piruletas, caramelos, pirulíes, bombones, malvaviscos, regalices, peladillas, garrapiñadas y, en fin, cualquier golosina que puedas imaginar... y alguna otra que ni te imaginas.

Pero el hada más presumida de todas las haditas presumidas (tan presumida que se detenía en cada gota de rocío para contemplarse), la más atolondrada de todas las atolondradas (tan atolondrada que continuamente se tropezaba con plantas, animales y hadas) y la más pequeña de todas las pequeñas hadas era, sin duda, Caramelo de Escarcha, una hadita que no medía ni medio lápiz mordisqueado y con unas preciosas alas de libélula que se encargaba de mantener siempre centelleantes y perfectas.

A Caramelo de Escarcha le entusiasmaba trabajar en aquel jardín y …