Entradas

Mostrando entradas de 2018

Charcos

Imagen
Lo mejor de la lluvia son los charcos. Charcos tan pequeños que sólo caben tres gotas. Charcos tan grandes que casi se puede bañar un oso. Charcos marrones de barro. Charcos negros de suciedad. Charcos escondidos bajo baldosas sueltas que te mojan a traición. Charcos de todos los tamaños y todas las formas.
Charcos para saltar dentro. Charcos para saltar por encima. Charcos para rodear y charcos en los que casi, casi se puede nadar. Charcos para caer de culo y quedar empapados. Charcos que te llenan los zapatos de agua. Charcos con hojas donde viajan las hormigas. Charcos frescos donde beben los pájaros. Charcos para esquivar antes de que pase un coche. Charcos donde el agua ni se mueve. Charcos llenos de olas muy pequeñas. Charcos donde navegan barquitos de papel. Charcos para chapotear, salpicar, saltar y bailar. Charcos para jugar.

RASSS… SHHH… SHHH… RASSS…

Imagen
Esta noche hay  tormenta, y no brilla la luna yo no me puedo dormir y ya es casi la una. —Rasss… Shhh… Shhh… Rasss... Se oyen roces bajo mi cama. —¡Qué bien, un monstruo me viene a asustar! Me alegro y aplaudo a rabiar. —Rasss… Shhh… Shhh… Rasss... Una enorme cola llena de escamas, golpea y se agita en la oscuridad. —Rasss… Shhh… Shhh… Rasss… Unas largas garras, de uñas muy negras, suben muy despacio por mi manta nueva. —Rasss… Shhh… Shhh… Rasss... —¡Ayayay, qué miedo! ¡Menudo canguelo!
Digo, y me subo la manta hasta los hoyuelos.
Ahí viene, ahí llega, ya asoma la enorme cabeza. —Rasss… Shhh… Shhh… Rasss... Unos ojos muy grandes me miran con sorpresa y tras ella aparece un hocico lleno de pelos. Y bajo el hocico un bigote, un bigotito de nada, de tamaño caramelo

Rimas alfabéticas

Imagen
Foca Fina refina la foca patina, fino refino el faisán alucina, la foca tan fina afila el patín y el fino faisán afina el violín. Arregla su falda la foca refina y su mostacho atusa el fino faisán Fina refina la foca patina, fino refino el faisán alucina.





Grillo
El grillo agripado le grita a la grulla que vuele a la gruta y calle el graznido del grajo agraviado. El grajo agraviado tragando su grano le grita a la grulla que deje la gruta y siga su ruta. La grulla agraciada y bastante cansada gravita graciosa hasta la cascada y deja que el grillo y el grajo griten y graznen, hasta que se cansen.
Hipo
Hipólito Hipopótamo de hipo sufría y el hipocampo Heriberto de él se reía. El hipo de Hipólito no se detenía y Heriberto Hipocampo no lo padecía. Hipólito Hipopótamo hipaba de día hipaba de noche hipaba por la tarde y hasta a mediodía. Mientras Heriberto se carcajeaba tan alto tan fuerte tan a mandíbula batiente que el hipo, curioso, lo miró fijamente y saltó sobre Heriberto así, de repente. Heriberto Hipocampo de hipo sufría y el…