Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Brujinalda

Imagen
La brujita Brujinalda creía que nadie la trataba como a una bruja temible. Ni sus vecinos. Ni las otras brujas. Ni siquiera los niños. Nadie. Brujinalda se miraba al espejo y pensaba: -Esta cara mía es demasiado normal para una bruja. Su nariz era demasiado pequeña. Su pelo estaba siempre perfectamente peinado. No tenía ni arrugas, ni verrugas, ni siquiera un granito así de pequeñito. Y, encima, no le faltaba ningún diente. Con esa cara no había manera de dar miedo. Con esas pintas nadie la tomaría en serio. Pero, ¿qué podía hacer para remediarlo? Brujinalda se puso su sombrero de pensar, se sentó en su sillón de pensar, puso su cara de pensar y pensó, repensó y volvió a pensar. Pasó un rato sin que se le ocurriera nada. Luego pasó otro rato más.