Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Delia Noelia y la lluvia

Imagen
Delia Noelia tiene unas botas de agua de color rojo. Y un chubasquero del mismo color. Y un paraguas de un rojo muy chillón.   A Delia Noelia le gusta la lluvia. Y le gusta bailar a su son. Y saltar en los charcos, o de uno en uno, o de dos en dos. Y contar las gotas que caen en el balcón. Y dormirse poquito a poco con su canción. Delia Noelia, como es otoño, cada mañana se lo pone todo: su chubasquero, sus botas, su paraguas y hasta un gorro. -¿Cuándo llueve? -pregunta la niña- ¿Cuándo lloverá, mamá? Pero su madre no sabe cuando la lluvia caerá. Delia Noelia, como es otoño, cada mañana, buscando la lluvia, mira al cielo:

-¿Cuándo lloverá, abuelo? Pero el abuelo no sabe cuándo lloverá. Delia Noelia, como es otoño, espera, desespera y vuelve a esperar, pero la lluvia no

Noche de brujas

Imagen
Era un otoño otoñal lleno de hojas amarillas, de hojas marrones y hasta de hojas rojas. Como era otoño otoñal, las noches eran frías y nadie salía de casa. Todo el mundo prefería quedarse junto al fuego, con una taza de chocolate caliente y una mantita suave, todos acurrucaditos y contando historias. Bueno,  todo el mundo... o casi. Porque allá afuera, en la otoñal noche de otoño, pululaban unos cuantos hombres lobos, varios vampiros, algunos fantasmas y muchas, muchas brujas que brujeaban y se preparaban para celebrar su Gran Noche. Cuando la luna estuviera llena, brillante y redonda como una torta, se reunirían todas las brujas del lugar y de cuatro o cinco lugares más, y celebrarían una gran fiesta. Las brujas pirujas, las corujas y hasta las papandujas, andaban muy ocupadas, liadas y más que atareadas. Cada bruja tenía su tarea y cada tarea tenía su bruja. La bruja Marbuja, gran cocinera, se pasaba las horas en la cocina preparando pasteles de alas de murciélago, tortitas de cola de esc…