Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

La princesa aburrida

Imagen
En un reino muy, muy lejos de aquí, allí donde están todos los lejanos reinos de cuentos, vivía una princesa llamada Lina Marina, tan hermosa como todas la hermosas princesas de cuentos que viven en lejanos reinos de cuentos. Lina Marina tenía todo lo que una hermosa princesa de cuento podía desear:  un precioso castillo, unos padres que la querían, preciosos vestidos, miles de zapatos, doncellas que le hacían compañía, juglares, bufones para hacerla reír, un precioso jardín en el que pasear, príncipes que la visitaban continuamente y hasta un dragón que, de vez en cuando, la secuestraba y la llevaba a su cueva que es lo que suelen hacer los fieros dragones de los cuentos con las hermosas princesas de cuento que viven en lejanos reinos de cuentos. Y, sin embargo, la princesa Lina Marina se aburría. Se aburría muchísimo. Y se lo decía a todo el mundo. -Mamá, me aburro -le decía a su madre, la reina del reino de cuento, cada mañana en el desayuno. Y la reina la mandaba al jardín a jugar con…

La bruja y el sapo

Imagen
En una plácida charca, de agua quieta y desabrida, vive un sapo color marrón, con verrugas a montón. Un sapo grande y pesado, con cara de irritado. Un sapo corriente y moliente aunque con pinta de inteligente. Un sapo que siempre fue sapo y que así estaba estupendamente. Cerca de la plácida charca, bajo un árbol lleno de ramas, vive una bruja piruja, blanduja, coruja, papanduja y algo granuja. Una bruja dentuda y testaruda. Una bruja sin arrugas, ni verrugas que se alimenta de lechugas. Una bruja bromista con cara de lista. Eran la bruja y el sapo bastante buenos vecinos y bastante amigos hasta el día en que Farrapo, el sapo, olvidó invitar a Panduja, la bruja, a su fiesta de cumpleaños. Panduja primero se sorprendió. Luego se disgustó. Después se molestó. Y, por último, se enfadó, se encolerizó y se enojó... mucho... muchísimo... una barbaridad. Montada en su escoba, varita en mano, se presentó en la fiesta a la que no había sido invitada, voló sobre la charca verde hasta el sapo Farra…