El hada muérdago

Este cuento tiene ya unos cuatro años pero como no lo tenía en este blog y comienza la temporada navideña... :)





El hada Muérdago es pequeña, muy pequeña. Viste siempre de verde y rojo y, cuando se siente especialmente entusiasmada o feliz, agita sin parar sus hermosas y centelleantes alas de color dorado, tan rápido tan rápido que casi ni se ven, y se eleva a toda velocidad para luego dejarse caer planeando con suavidad.

El hada Muérdago es graciosa, muy graciosa, y también divertida, alegre y bulliciosa pero, sobre todo, es una de las hadas más responsables y sensatas de todo el bosque mágico lo cual motivó -hace ya muchos, muchos, muchísimos años- que el Consejo Supremo de las Hadas decidiera nombrarla Guardiana de la Magia de la Navidad. Una gran elección, sin la menor duda. Ni un sólo año, desde que ella se hizo cargo del asunto, ha faltado la Navidad en nuestro mundo.

Bueno, hubo cierta vez en que casi, casi nos quedamos sin ella. Pero sólo casi. Y como ahora tengo un poco de tiempo, y como no tengo nada que hacer, y como me aburro un poco, y como nadie me puede decir que me calle, voy a aprovechar y a contar como fue que casi, casi, pero sólo casi nos quedamos sin la Navidad.


Cada año, la pequeña Muérdago, días antes de emprender el vuelo para esparcir la magia navideña por todo el mundo, inspeccionaba el cofre donde la guardaba -tras siete puertas y siete conjuros, bajo siete llaves y siete candados- para asegurarse de que todo estuviera en perfectas condiciones, le quitaba un poco el polvo, le daba brillo y la dejaba lista para el gran día. Pero ese triste año, Muérdago se llevó una gran -y desagradable- sorpresa: la preciosa cajita había desaparecido. Puf. No estaba en su sitio. Puf. Se había esfumado. Puf. Se había evaporado. Así, sin dejar ni rastro. Puf. El pequeño cofre plateado había desaparecido.

Muérdago, primero, se sorprendió. Después, se enfadó. Luego, se asustó. Por último se inquietó, agitó sus alas con nerviosismo, dio saltitos de preocupación y se mordió las uñas mientras pensaba en dónde podía estar el arca.

Recorrió su casa-abeto de arriba abajo, de abajo arriba, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha y hasta en diagonal. Nada.

Miró bajo la cama, bajo las sillas, bajo las mesas, bajo la cocina, bajo las alfombras y hasta debajo de los jarrones. Nada.


Miró en las macetas, las ollas, los platos, los tarros, los armarios, entre las sábanas e, incluso, en la bañera. Nada.

Buscó en las copas más altas de los árboles más altos. Nada.

Buscó entre las hojas acumuladas al pie de cada árbol. Nada.

Husmeó en guaridas, madrigueras, nidos y cubiles. Nada.

Recorrió el Bosque Más o Menos Encantado de norte a sur y de este a oeste. Escudriñó cada rincón y bajo cada planta y animal. Nada.

La pobre Muérdago se sentía cada vez más triste y desesperada. Tenía la cara mustia, el pelo desordenado, las ropas manchadas de tanto arrastrarse por rincones sucios y oscuros. Si no encontraba pronto la caja no habría magia, no habría luces de colores, no habría canciones, no habría brillantes adornos, no habría árboles decorados, no habría reuniones familiares, ni regalos, ni niños sonrientes...

El hada lloraba con enorme desconsuelo. Era la primera vez que fallaba en su importante misión. ¿Cómo iba a explicarlo ante el Consejo Supremo? ¿Y qué iba a ser de los niños? ¿Cómo iba a mirar a la cara a los habitantes del bosque? ¿Qué sería de los niños? ¿Quién se habría llevado la cajita? ¿Y qué iba a ser de los niños? (Como se puede comprobar a Muérdago le preocupaban mucho los niños...).


No quedaba tiempo para montar una gran investigación. No había tiempo para avisar al Consejo. La Navidad estaba a la vuelta de la esquina y Muérdago tenía que encontrar una solución pronto, sin ayuda de nadie. Y mientras le daba vueltas y más vueltas al asunto y pensaba en las caras llenas de ilusión de los niños, a Muérdago se le ocurrió una idea. En un instante tuvo claro lo que debía hacer.

¿Cómo no se le había ocurrido antes? La respuesta estaba en los niños. Por supuesto.

Tenía que haberse dado cuenta antes. Daba igual que no encontrara la cajita. La magia que guardaba en ella no era la importante, la verdadera magia, la que contaba,la que de verdad hacía que la Navidad volviera, era la que guardaban los niños durante todo el año en sus corazones.

Ellos eran los auténticos cofres mágicos.

Muérdago saltó, bailó y cantó llena de alegría. Agitó sus doradas alas y, alzando el vuelo, puso rumbo a nuestro mundo, para recoger la magia infantil y luego repartirla por todos los corazones adultos del mundo.

De sus sonrisas tomó la luz, de sus voces cogió la música y en sus ojos encontró el brillo mágico. De sus abrazos obtuvo el calor, de sus sueños la ilusión y de su corazón el amor. Fue de aquí para allá, de allá para acá, de acá para acullá, recolectando un poco de cada niño y, cuando hubo reunido una considerable cantidad de magia volvió a sobrevolar el mundo dejándola caer sobre cada pueblo y cada ciudad, sobre cada casa y cada edificio. Y, a su paso, todo cobraba color y calor navideño.


A partir de entonces, Muérdago, dejó de guardar la magia navideña en una cajita escondida en su casa-abeto en lo profundo del Bosque Más o Menos Encantado. Ya no necesitaba tenerla almacenada. Ahora disponía de una fuente inagotable de magia en los cálidos corazones de los niños.

Ah, por cierto, nadie supo jamás quién o qué hizo desaparecer la caja mágica aunque yo he oído por ahí no sé qué de cierto dragón viejo y gruñón al que, aquel año, se le vio sonreír más de lo que en él era habitual (que era nada) y llevar unos curiosos y brillantes adornos en sus alas pero, bueno, eso es otra historia bien diferente y no es el momento de contarla.

A lo mejor la cuento otro día en que tenga un poco de tiempo, y no tenga nada que hacer, y esté un poco aburrida y nadie me pueda decir que no lo cuente.






Entradas populares de este blog

El globo rojo

Carbón por Navidad

La casa destartalada