¿Qué estás pintando?




-¿Qué estás pintando?
Pregunta el gato Renato a la pequeña María.
-Un pájaro azul.
Responde María.
-Pero es amarillo.
Dice Renato el gato.
-Lo sé.
Responde la pequeña María.
-¡Qué cosa más rara! -suspira el gato.
Renato se tumba un rato.




Después vuelve a levantarse y vuelta a preguntar:
-¿Qué estás pintando?
Pregunta Renato el gato.
-Unas montañas muy altas.
Responde la pequeña María.
-¿Y dónde están esas montañas?
Dice el gato Renato.
-No tengo ni idea.
Responde María.
-¡Pues deberías saberlo! -exclama el gato.
Y Renato se da un paseo hasta la cocina.




Bebe leche.
Come algo.
Y regresa al poco rato.
-¿Qué estás pintando?
Maúlla Renato el gato.
-Un paisaje del revés.
Contesta la pequeña María.
-¿Del revés? -pregunta Renato- ¿Y eso por qué?
-No lo sé.
Responde María.
Renato se vuelve a tumbar.
Bosteza.
Se estira.
-¿Qué estás pintando?
-Pinto a un gato pesado, de nombre Renato, que se aburre un rato y no para de preguntar.
Y, dejando las pinturas, María coge a Renato y se lo lleva a jugar.

Entradas populares de este blog

El globo rojo

La casa destartalada

Carbón por Navidad