Halloween


Es su noche, la gran noche, cuando los monstruos pueden salir,
mezclarse con la gente, pasear como si nada y hasta comer regaliz.
Es la noche, la gran noche, noche de Halloween.
Monstruos,  vampiros, fantasmas y momias.
Gatos muy negros y brujas con cofias.
Hombres lobos que aúllan, búhos que ululan,
ratas y arañas peludas.


Esqueletos sonrientes y zombis malolientes.
Todos se preparan, se reparan, se dan lustre, se acicalan.

 
-¡Al fin, por fin, llegó, ya está aquí, Halloween!
Y todos contentos y bien arreglados
salen a la calle en grupos, de dos, de tres o de cuatro.
Es su noche, la gran noche, cuando los monstruos pueden salir,
mezclarse con la gente, pasear como si nada y hasta comer regaliz.
Es la noche, la gran noche, noche de Halloween.
Esta noche no sabrás
al lado de quién estarás.


Aquella bruja piruja con sus tacones de aguja,
¿será alguien con disfraz o será bruja de verdad?
Y ese zombi con bombín,
¿será alguien disfrazado o es que siempre es así?
Ese señor con colmillos puede que sea un vampiro,
o puede que sólo sea el bueno de Casimiro.
Y ese fantasma elegante
puede que sea fantasma o puede ser doña Violante.
Es su noche, la gran noche, cuando los monstruos pueden salir,
mezclarse con la gente, pasear como si nada y hasta comer regaliz.
Es la noche, la gran noche, noche de Halloween.

Entradas populares de este blog

El globo rojo

Mi estantería de regalos

La casa destartalada