Helados




Llega el verano ¡Menudo calor!
Menos mal que el heladero
también llegó.
Llega feliz, llega contento,
llega pregonando
helados a cientos.
Helados de fresa
y un toque de cereza,
para quitarle a usted la pereza.
Helados de chocolate
batidos con mucho arte,
para la gente más elegante.
Helados de vainilla
que saben de maravilla
y te levantan de la silla.


Helados de nata
que le gustan a mi gata
a mi madre, a mi abuela y a mi tata.
Helados de menta
que huelen que alimenta.
Helados de limón
que molan un montón.
Helados de naranja
traídas de la granja.
Helados de primavera
que entran a la primera.
Helados de otoño
que te enfrían hasta el moño.


Helados de rayos de sol
que dan frío y quitan el calor.
Helados de rayos de luna
recién sacados de una laguna...
Helados de cualquier sabor
que se te pueda ocurrir
y alguno más por descubrir.
Llega el verano ¡Menudo calor!
Menos mal que el heladero
también llegó.
Llega feliz, llega contento,
llega pregonando
helados a cientos.

Entradas populares de este blog

El globo rojo

Mi estantería de regalos

La casa destartalada